martes , 20 febrero 2018
Inicio » Artículos » Ajedrez: Cuando calculas demasiado por una jugada
Ajedrez: Cuando calculas demasiado por una jugada

Ajedrez: Cuando calculas demasiado por una jugada

163 Lecturas

“Jugar al ajedrez es difícil”. Todos los jugadores, desde principiante hasta grandes maestros, han pronunciado esta frase. A medida que avanzan las actividades competitivas, el ajedrez es uno de los que menos perdona.

Si toco una doble falla mientras juego al tenis, algo con lo que estoy bastante familiarizado, no es la mejor sensación; sin embargo, al final, solo cuesta un punto. Subo a la línea para servir nuevamente como si nada hubiera pasado. Tienes que empezar de nuevo. Por supuesto, algunos puntos tienen mucha más importancia que otros, pero en última instancia siempre puedes comenzar de nuevo.

El ajedrez no funciona de esta manera.

Puede obtener una ventaja de apertura con un juego preciso, construir con diligencia su ventaja en una victoria, y luego con un error ver todo su trabajo duro disiparse como una nube de humo. Pero hay una cara opuesta a esta moneda.

Puedes estar abajo de un peón, tener la mitad de tus piezas atrapadas en la última fila, y tener peones más débiles que fuertes. Sin embargo, siempre hay esperanza. Un error puede cambiar las cosas y darle la oportunidad de sobrevivir o incluso la victoria. La renuncia sólo debe ocurrir cuando se agotan todas las posibilidades, se eliminan todos los trucos, y nada menos que un ataque al corazón puede cambiar el curso del juego.

Play chess with solo game computer

Entonces, ¿cómo puede una persona hacer frente a todo esto? Poner tanto peso en cada jugada puede causar indecisión paralizante incluso en el jugador de ajedrez más seguro. Es fácil entender por qué la mala administración del tiempo es un defecto desenfrenado incluso en los niveles más altos.

Leer también:  Cristóbal Henríquez representará a Chile en Copa del Mundo de Ajedrez

Por supuesto, es imposible ofrecer una fácil solución, pero he descubierto que hay una manera de aligerar la carga. Preguntémonos cuál es nuestro trabajo en una posición de ajedrez, en cualquier posición. La respuesta es bastante simple: tomemos nuestra mejor decisión disponible.

No niego la importancia del cálculo, a menudo un paso necesario para hacer el mejor movimiento. La planificación tiene su tiempo y lugar, y es una habilidad importante para desarrollar a medida que un jugador madura. Aún así, tu tarea es hacer un movimiento, y solo uno.

Si tu oponente captura a tu reina con la suya o está queriendo hacerlo, no te sientas ahí pensando en la vida y preocupándote por lo que pueda pasar 10 movimientos más adelante. Al menos espero que no. ¡O lo has hecho! Este es un ejemplo extremadamente obvio, pero creo que este tipo de pensamiento no se aprecia y se puede utilizar con eficacia en muchas situaciones que son menos claras.

El siguiente ejemplo es complejo, pero creo que también ilustra esto de lo que estamos hablando.

El Gran Maestro Peter Svidler, jugando con las piezas blancas, ejecutó su jugada número 17. Cg3 contra el Campeón del Mundo Magnus Carlsen, con negras que habia jugado 16…Cg4 amenazando en f2.

Esta posición se alcanzó en la ronda 6 del súper torneo de Tata Steel en los Países Bajos. El Gran Maestro Peter Svidler, jugando con las piezas blancas, estaba pensando en su jugada número 17 contra el campeón mundial Magnus Carlsen, jugando con negras. La posición es extremadamente complicada, y, para nosotros los mortales, encontrar el movimiento correcto sería todo un desafío.

Leer también:  EEUU y Ucrania juegan la final del Absoluto y Perú brilla

Sin embargo, como jugador de élite, Svidler sabía lo que debería jugar. Su plan para este momento era jugar 17. Cg3 y apuntar a la iniciativa. Intuitivamente, sabía que esta era la forma de jugar, y había calculado las variaciones a su satisfacción. Jugó el movimiento, y aunque el juego terminó en empate, la decisión que tomó fue seguramente buena.

¿Entonces, cuál es el problema?

En los análisis después de la partida, que fue bastante entretenida de ver, Svidler mencionó que vio 17. Cf4 como una posibilidad. Si bien pensó que no era la mejor jugada, pasó casi 45 minutos calculando esto!, en la jugada 17 contra el campeón del mundo!!!. Para mí, incluso en una posición tan compleja, pasar tanto tiempo es casi una gran metedura de pata. Mientras que Cf4 no era una mala jugada, él sabía que no era mejor que Cg3, y también sabía que Cg3 era lo que iba a jugar. Sin embargo hizo lo que muchos no deberían hacer: comerse el tiempo.

Vamos a resumirlo

Si sabes el movimiento que vas a jugar en una posición determinada, hazlo y no trates de adivinar el futuro de aquí a 10 movimientos que seguro tu rival tampoco lo hará. Ahorra tiempo y energía para futuras elecciones, lo que podría requerir 10, 15, 20 minutos de reflexión. Tal vez el resultado del juego de Svidler no haya cambiado. Quizás el tuyo tampoco lo hará. Pero puedes esforzarse por tomar la decisión correcta en cada momento que se presente, y hacerlo de la manera más puntual posible. Eso, más que cualquier otra cosa, resume de qué se trata este juego de ajedrez.

Leer también:  Cusco, Per.- Escuela Integral De Ajedrez Jaque Matheus

Pueden seguir la partida completa Svidler – Carlsen en el siguiente enlace

Compartir: