sábado , 20 enero 2018
Inicio » Argentina » Argentina.- Raúl Claverie: sacar el ajedrez a la calle
Argentina.- Raúl Claverie: sacar el ajedrez a la calle
Raúl Claverie Maestro Internacional de Ajedrez. Foto: Luciano Thieberger.

Argentina.- Raúl Claverie: sacar el ajedrez a la calle

136 Lecturas

Le enseña a los políticos. ¿Esteban Bullrich juega bien? “No. Duhalde juega bien. Le di clases a Macri, a Scioli…”. Personaje.

Lo suyo es un intercambio sin precedentes para el espíritu fenicio de la ciudad autónoma. Raúl Claverie vende ajedrez con vidriera a la calle. El lugar está abierto de 6 de la mañana a 12 de la noche y en ese horario insensato da clases individuales, grupales, ambos sexos, todas la edades, nivel inicial, nivel intermedio, avanzado. Profesor y maestro internacional, Raúl también va domicilio, organiza torneos semanales, da cursos de arbitraje, da cursos online, capacita docentes y, por si esto fuera poco, vende materiales. Es un negocio-dormitorio sin feriados ni domingos que parece superpuesto y retocado con Photoshop. El lugar no tiene nombre, pero aún así merecería ser elegido entre los diez locales más simpáticos sobre la faz de la Tierra.

“Ponele que yo esté en el top five de los mejores ajedrecistas argentinos”, avisa sin el mínimo pudor. “El número uno es Sandro Mareco, mi amigo Sandro, el único amigo que tengo en este ambiente insoportablemente competitivo. Intimo amigo mío, viene a comer a casa… Yo me levanto a las cinco de la mañana y me acuesto después de la una. Manejo un horario agresivo, sí, pero yo pago un alquiler alto por este negocio a la calle. Nadie me regala nada. El ajedrez no regala nada. El mensaje es simple: quiero sacar al ajedrez a la calle. Te cuento, en el 2009 gané la semifinal nacional, estuve en un hotel cuatro estrellas y me llevé dos mangos. Hoy estoy facturando unos 150 mil pesos por mes sólo dando clases…”

Vidriera prácticamente inédita, frente blanco, limpito. De afuera es lo más parecido a un bar. Esto está ocurriendo aquí y ahora en el límite entre Palermo y Belgrano, Cabildo al 100. La gente habla y los que no entienden dicen que es un biombo de otra cosa. Hace unos años, los diarios también hablaban de él y lo definían como “un maestro más allá del tablero”. Con el título de maestro internacional y campeón regional de la Federación de Ajedrez de General Madariaga y Playas de la Atlántida Argentina, figuraba 15° en el ranking de mejores ajedrecistas del país. “Su afán de crecimiento lo impulsó a un nuevo desafío: organizador de torneos”, publicaba el diario La Nación.

Leer también:  Perú.- Curso de Arbitraje de Alto Nivel 6- 9 de Agosto en Huaraz

-Los del locutorio de la otra cuadra piensan que estás loco.

-Es lógico que la gente no entienda mucho qué pasa acá adentro. Me da gracia ver cómo se asoman a ver qué se vende. Algunos ven las mesas y creen que es un bar con decoración extraña. Pero como te dije, esto debe ser agresivo. Hoy en día nadie quiere laburar más de seis, ocho horas y yo te atiendo de sol a sol. ¿Sabés por qué?

-Porque el ajedrez no regala nada.

-Y porque en marzo esta academia va a ser la más importante de toda América Latina. Dos razones: la Argentina ama el ajedrez y no existen entrenadores capacitados. Y los que sí lo están prefieren ocultar sus conocimientos. Esto es una lucha de egos constante, el ajedrez es un deporte individualista donde nadie quiere que exista otra persona que juegue bien. Los que saben quieren cobrarte 800 pesos la hora para que no entiendas una mierda… Esta es la verdad. Yo cobro 300 pesos la hora y encima te enseño todos los secretos.

-¿Ahora hay muchos jugadores de ajedrez que se dedican al poker?

-Muchos, sí, por la guita. Hugo Spangenberg fue al mundial conmigo en el ‘93 y ahora está debajo mío en el ranking. El juega poker. ¿Sabés por qué se da esta fuga? Porque ganás un torneo de ajedrez federado y te llevás alrededor de 500 pesos. Y si yo voy con mi nena y mi mujer en taxi a cenar me gasto una luca. ¿Y eso a qué te obliga? A dedicarte al poker. El premio de ajedrez que más paga te da el equivalente a un viático. Un jugador de mi nivel, compitiendo, debería ganar unos cien mil pesos por mes. Y si no los puedo ganar compitiendo, me los gano dando clases.

Leer también:  Lima, Per.- Diego Benavidez,Mathias Vilca y David Huanay ganaron Miraflores 22 FEB 2016

“Para mí vende droga”. Los vecinos están muy enterados y la existencia kafkiana del local desordena las energías avivando los lugares comunes. Dijimos que era un negocio blanco y limpito que puede verse con nitidez desde la otra cuadra. De mañana, el sol rebota contra las ventanas dándole un brillo áureo. Adentro hay sillas, mesas y un sillón. Son mesas con tableros de lujo. Entrás y te ofrecen café o agua. Las fotos de Garry Kasparov están aquí y allá como estampitas (A Kasparov hay que nombrarlo tres veces como a Pugliese: trae suerte).

-No debe haber muchos comercios atendidos por maestros internacionales, ¿no?

-No hay nada como esto.

-¿Se puede ser millonario con el ajedrez?

-Vos ponés clases de ajedrez en Google y yo aparezco primero. Tengo consultas online, doy clases físicas, estoy muy instalado. El tema es que yo entreno muy bien.

-¿Aconsejás abrir negocios de ajedrez?

-No es fácil, tenés que saber mucho y dedicarte de manera personalizada. Un empresario me ofreció abrir seis locales en distintos lugares de la ciudad. Le dije que lo habláramos en marzo. Mi clave es un método de análisis que nadie tiene: yo llegué a mi nivel por ser autodidacta, no llegué leyendo libros de ajedrez. Tengo un don, Hernán, y la gente paga el don, no paga el libro. Leer lee cualquiera. Mi estilo es un ajedrez dinámico, aunque a mí gusta mucho jugar de contra. Ese es mi fuerte (…) La gente que está jugando ajedrez en el barrio anda entre los 40 y 50 años para arriba. ¿Por qué? por el Alzheimer. Dicen que el ajedrez sirve para poder prevenirlo. Además este es un deporte que pone el foco en recuperar el poder de la mirada directa. Te digo esto y me estoy acordando cuando Karpov me miró a los ojos, ufff, fue tremendo, quedé como chocado.

Leer también:  Colombia tendrá participación en la Olimpiada Mundial de Ajedrez

-¿Jugaste con Karpov?

-Mano a mano. Un amistoso en Moscú.

-¿Y cómo te fue?

-Parejo. Yo lo admiro a él más que a Kasparov.

-¿Más que a Bobby Fischer?

-Para mí es Capablanca, Fischer y Karpov. Esos tres… ¿Pero entendés lo que estoy tratando de decirte? ¡Hoy el ajedrez está de moda como el pádel en su momento!

-¿Cómo te diste cuenta?

El ajedrez volvió y esto lo percibí dando clases en un country. Había un interés tremendo, te lo juro: chicos pidiéndole a sus padres tomar clases de ajedrez… Yo le doy clases a Bullrich.

-¿A Esteban o a Patricia?

-A Esteban.

-¿Juega bien?

-No. Duhalde juega bien. Le di clases a Macri, a Scioli… Scioli juega bien, le gusta el deporte, pero el mejor de todos es Duhalde.

-¿Sos el profesor de ajedrez de la política?

-Sí. Ellos buscan al mejor. A Duhalde le cobraba 100 dólares la hora, libre de viáticos. Me venía a buscar su seguridad privada y me llevaba a casa. Ahora mi idea más inmediata es contar con una pequeña estructura y poder abrir las 24 horas.

-¿Las 24 horas?

-Sí, hay gran movimiento a la noche. Mucha gente que trabaja de seguridad sale de su turno y lo quiere es jugar un partidito de ajedrez.

Fuente: clarin

Compartir: