viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Artículos » Garry Kasparov vs Deep Blue: 20 años después, la historia nunca contada
Garry Kasparov vs Deep Blue: 20 años después, la historia nunca contada
Garry Kasparov sale molesto en la derrota contra la computadora de juego de ajedrez de IBM, Deep Blue, en 1997. Esta fue la partida del escándalo.

Garry Kasparov vs Deep Blue: 20 años después, la historia nunca contada

154 Lecturas

Hace veinte años, Garry Kasparov perdió una partida de ajedrez de seis juegos contra una computadora IBM llamada Deep Blue.

Fue un momento memorable, tanto para la histeria (no historia!) del gran maestro ruso en la derrota como para también por ser un hito aparente en la informática y el final de una era de dominio intelectual humano.

Ahora, el ex campeón mundial ha escrito un articulo llamado “Deep Thinking”, un relato detallado detrás del escenario del encuentro y una descripción interesante de la implacable carga de la tecnología en general.

El libro es oportuno no solo para el aniversario de los 20 años. Viene en un momento de creciente euforia / terror por la invasión de tecnología en los lugares de trabajo de cuello blanco, el surgimiento de robots, vehículos autónomos y sin duda otras cosas aterradoras de las que ni siquiera hemos oído hablar todavía.

Kasparov detalla los primeros años del desarrollo de Deep Blue, incluidos las partidas que ganó contra él (que nadie recuerda, por supuesto). De hecho la historia solo recuerda que Deep Blue le ganó a Kasparov y punto!.

Él dice que lo que comenzó como un experimento científico, un intento de emular la inteligencia humana en silicio, eventualmente se transformó en un esfuerzo único e incluso desagradable para vencerlo e impulsar el perfil de IBM (y el precio de sus acciones).

Los esfuerzos iniciales para crear una inteligencia humana a través del reconocimiento de patrones, reglas generales y algo así como “comprensión” se abandonaron pronto cuando se hizo evidente que la “fuerza bruta” – computadoras cada vez más rápidas para evaluar movimientos más y más grandes mejor.

Había un precio a pagar. Tales monstruos calculadores podrían “evaluar” posiciones sumando cuántas piezas tenía cada lado o medir el territorio que controlaban pero no tenían una verdadera comprensión del ajedrez y no nos dijeron nada sobre la cognición humana, se lamenta Kasparov.

Él fue muy crítico con IBM durante el match, pero atrajo poca simpatía. Al leer esta cuenta más detallada de un pobre perdedor confeso, es más fácil entender su lloriqueo. Al campeón se le negaron copias de los juegos de Deep Blue antes del match, a pesar de que los programadores de Deep Blue tuvieron acceso a su base de partidas de toda su vida. Los grandes maestros generalmente estudian los juegos anteriores de su oponente antes de una partida, buscando debilidades para explotar, por lo que este vacío de información fue una seria desventaja. Y fue aún peor con Deep Blue, ya que los cambios de programación de último minuto podrían convertir efectivamente a la máquina en un oponente diferente.

Leer también:  La Fundación Kasparov formará en ajedrez a docentes en España

Durante el match, a Kasparov también se le negó el acceso a los registros de los cálculos de Deep Blue, y fallas ocasionales significaron que la computadora tuvo que ser reiniciada, alterando sus procesos de pensamiento.

Quejas arcanas, tal vez, pero otras revelaciones son más inquietantes.

Miguel Illescas, uno de los grandes maestros reclutados en secreto por IBM para ayudar con la programación de Deep Blue, reveló más tarde cómo la compañía de TI le había jugado al hombre y no solo al tablero.

En particular, el período de tiempo en que Deep Blue se hizo cargo de sus movimientos se ajustó para poner nervioso a Kasparov.

En lugar de gastar un estándar de tres minutos en un movimiento, estaba programado para ocasionalmente tomar mucho más tiempo, para que su nervioso oponente humano se preguntara qué era lo que tramaba.

“Esto tiene un impacto psicológico, ya que la máquina se vuelve impredecible, que era nuestro objetivo principal”, admitió Illescas más tarde. Es una astucia digna de un ser humano y sin duda sacudió a Kasparov.

Pero el humano no pudo devolver el favor psicológico a su oponente de silicio imperturbable.

La inteligencia artificial parecía estar transformándose en un bastardo artificial.

Kasparov también cuestiona la prisa de IBM en desmantelar Deep Blue después del match (ahora está inactivo en no uno, sino en dos museos de EE. UU.). Si Deep Blue había ganado de manera justa la mayor competencia intelectual de la historia, ¿por qué no revelar sus entrañas electrónicas para la edificación de todos nosotros?

El match en sí fue muy interesante y no tan desequilibrado como algunos creen. Kasparov ganó el primer juego en estilo fino. (Ver partida)

Leer también:  Bobby Fischer y las dos "K" o la leyenda moderna del ajedrez

En la segunda partida, la computadora jugó bien y logró una posición dominante, pero se equivocó gravemente hacia el final, dando a Kasparov la oportunidad de escapar. En cambio, un desmoralizado Kasparov renunció en una posición de tablas y termina abandonando (Ver partida).

Los siguientes tres fueron empates, aunque Kasparov estuvo cerca de ganar un par de estas. (Ver partidas 3,4,5)

Luego vino el juego final, sin duda lo peor de la carrera ilustre de Kasparov (Ver partida). Jugó una apertura pasiva, aparentemente parte de su estrategia posicional, anti-computadora, pero cometió un error horrible en la jugada siete. Deep Blue respondió de inmediato con un sacrificio estándar, algo que incluso un jugador de club promedio podría saber. La movida paralizó completamente la posición de Kasparov y él renunció poco después.

Tecnología 1, Humanidad 0.

Mucho se ha dicho del error de Kasparov.

Algunos dicen que fue un simple error causado por el estrés extremo de la ocasión. Es posible que simplemente haya cambiado el orden de los movimientos (su error en el movimiento siete es en realidad el juego estándar en el movimiento ocho). Pero Kasparov siempre ha sido un experto en aperturas, por lo que parece poco probable.

También es improbable la explicación de Kasparov. Él dice que razonó que las computadoras les gusta aferrarse a sus piezas y son reacios a jugar sacrificios especulativos, lo cual es cierto. Así que Kasparov afirma que reconoció que Deep Blue se resistiría a jugar el sacrificio decisivo y retirar dócilmente a su caballo, dando a Kasparov la igualdad fácil.

Chess Set

Eso es simplemente extraño: un campeón del mundo jugando un error de principiante con la esperanza de que una computadora se bloquee en un extraño juego de lotería electrónica.

Leer también:  Arequipa, Per.- Academia de Ajedrez Verano 2016 - Fantasy Chess Club

Y el fondo es aún más extraño. Resulta que los programadores de Deep Blue instruyeron específicamente a la máquina para hacer el sacrificio (cambiando su llamado “libro de apertura”) poco antes de que comenzara el juego, aunque no se sabe si fue el día anterior o unas semanas antes.

A todo esto, Illescas admitió que IBM estaba espiando a Kasparov: sabiendo que habló con sus asistentes después de las partidas, reemplazaron a su guardia de seguridad con uno que hablaba ruso.

“Sabía de lo que hablaban después del juego”, dice.

Illescas dice que esto no era importante, una mera anécdota, pero claramente no lo es, y Kasparov tiene razón en sentirse horrorizado.

Irónicamente, las bases de datos y los “motores” de las computadoras son ahora una parte estándar del juego de herramientas del gran maestro, y Kasparov se pasa el resto del libro considerando el papel de la tecnología en el ajedrez, y más ampliamente. Sus reflexiones son sorprendentemente soleadas, pero no revolucionarias.

Es optimista sobre el futuro, simpatizando con aquellos que perderán sus trabajos. Afortunadamente no se refugia complacido en el vago mantra sobre nuevos trabajos que reemplazan a los viejos, entendiendo muy bien que los operadores de ascensores que perdieron sus empleos en la década de 1920 probablemente no dieron la vuelta y se convirtieron en ingenieros eléctricos trabajando para Otis. En cambio, ellos y sus familias simplemente sufrieron.

Habrá progreso pero habrá dolor, y él rechaza los intentos de disimular o soslayar esto. El mundo, dice Kasparov, “necesita nuevos empleos para construir el futuro en lugar de tratar de recuperar empleos del pasado”. En efecto. Kasparov sabe mejor que la mayoría de lo que es perder su trabajo por una máquina.

Pensamiento profundo: donde termina la inteligencia de la máquina y comienza la creatividad humana
Por Garry Kasparov

Traducido por K. Vera de theaustralian

Compartir: