Domingo , 28 Mayo 2017
Inicio » FIDE » Golpe de estado en el ajedrez mundial
Golpe de estado en el ajedrez mundial
El presidente de la FIDE, Kirsan Ilyumzhinov. YURI KADOBNOVAFP-PHOTO

Golpe de estado en el ajedrez mundial

421 Lecturas

La Federación Internacional de Ajedrez anuncia la dimisión de su controvertido presidente, Kirsan Ilyumzhinov.
Él niega haber dimitido y denuncia ser víctima de un complot para derrocarle.

«Estoy dispuesto a abandonar mi cargo de presidente si fuera lo más conveniente para la FIDE». Según Kirsan Ilyumzhinov, ésas fueron sus palabras precisas, tras una discusión muy emocional y una vez finalizada oficialmente la jornada de trabajo con el Comité Ejecutivo de Federación Internacional de Ajedrez, el pasado fin de semana en Atenas. Las intrigas palaciegas probablemente comenzaron tan pronto como Ilyumzhinov abandonó el salón, el domingo por la noche. A mediodía del lunes, ya de regreso en Moscú, el presidente se encontró la noticia de su dimisión publicada en la web oficial de la Federación. Se anunciaba además la convocatoria de una Junta Extraordinaria para el 10 de abril, donde decidir los pasos a tomar.

El asunto parecía un simple malentendido; el propio Ilyumzhinov señalaba, en la carta en la que desmentía su dimisión, que su rudimentario inglés pudo haber causado confusión. Pero transcurridas más de 30 horas, la FIDE no había rectificado su publicación y los miembros del Comité Ejecutivo seguían adelante con sus planes para reemplazar al mandatario. «Ni he dimitido ni tengo intención de hacerlo», afirmaba Kirsan, una voluntad que reafirmó este miércoles en rueda de prensa. «Hasta tres veces has dicho ‘dimito’, antes de abandonar la sala», le replica Nigel Freeman, director ejecutivo.

Ilyumzhinov llegó a la presidencia de la FIDE en 1995, con aires de multimillonario excéntrico. Era también presidente de la pintoresca República de Kalmikia, que gobernó despóticamente desde 1993 hasta 2010, y las suspicacias que inicialmente despertaba fueron vencidas por la lluvia de millones que vertió sobre jugadores y sobre burócratas federativos.

Leer también:  El presidente del ajedrez mundial deja el cargo 'temporalmente' acusado de vínculos con Assad

Su figura se fue tornando cada vez más siniestra, sobre todo, por las acusaciones tras el asesinato, en 1997, de la periodista kalmuka Larisa Yudina, muy crítica con su régimen. Sus afirmaciones, ese mismo año, de que había sido abducido por alienígenas y que «éstos habían traído el ajedrez a la tierra», hicieron sonar las alarmas y le costaron el apoyo de la mayoría de jugadores. Sin embargo, para entonces, Kirsan ya se había establecido sólidamente en el poder repartiendo prebendas entre los presidentes de las federaciones nacionales.

En las últimas elecciones celebradas en 2014, Kirsan renovó su mandato con comodidad. Se presupone, por ejemplo, que recibió el voto de la Federación Española, cuyo presidente, Javier Ochoa, rehusó reunirse siquiera con el otro candidato, el legendario Garry Kasparov. Tan pronto como Kirsan fue reelegido, Ochoa fue nombrado vicepresidente honorífico de la FIDE. Ahora, fuera de la presidencia de Kalmikia, y con su fortuna a la baja, los burócratas que le sostuvieron han conspirado para relevarle. Y él, resiste, con la Federación establecida en un extraño limbo. «¿Ha sido un golpe de Estado?», le preguntaron el miércoles. Y respondió: «Sí».

Fuente: elmundo

Compartir: