Martes , 30 Mayo 2017
Inicio » Argentina » Gran fiesta del ajedrez olímpico en Bakú
Gran fiesta del ajedrez olímpico en Bakú

Gran fiesta del ajedrez olímpico en Bakú

522 Lecturas

Estados Unidos ganó, tras 40 años, las olimpíadas de ajedrez. China logró el oro en el femenino y los equipos argentinos estuvieron apenas por debajo de las expectativas.

El pulso ajedrecístico mundial vibró en Bakú, Azerbaijan, cuando más de 1200 jugadores y jugadoras lucharon sobre los tableros de la 42° Olimpíada de Ajedrez, que se llevó a cabo a principios de septiembre. Dividida en sectores “Abierto” o “Absoluto” (hombres y mujeres) y “Femenino” (solamente mujeres), el torneo contó con la presencia de representativos de 177 países y demostró, a casi noventa años de su primera edición, que continúa siendo el máximo acontecimiento ajedrecístico mundial, convocante de los mejores exponentes del juego de cada país.

Ninguna Olimpíada suele defraudar las expectativas de la afición ajedrecista y Bakú 2016 no fue la excepción; la presencia de casi todos los Grandes Maestros “top” de la actualidad (con el Campeón del Mundo Magnus Carlsen encabezando el equipo noruego en el Abierto y la campeona Hou Yi Fan haciendo lo propio con el equipo de China en el Femenino) le dieron la jerarquía esperada y la lucha en los tableros fue ardua y sin tregua: se jugaron partidas disputadas, con muy poca especulación y algunas de ellas de brillantes factura.

En el Abierto resultó vencedor por muy estrecho margen el representativo de los Estados Unidos, con tres súper GM en su formación (nada menos que Caruana, Nakamura y So), siendo esta su primera victoria desde 1976, cuando se alzó con la medalla de oro en Haifa. Segundo fue Ucrania, que en una gran actuación igualó en puntos con el ganador, pero perdió por sistema de desempate. Rusia, a priori el candidato, debió conformarse con el tercer puesto e India, en una excelente actuación, llegó cuarto, luego de haber estado durante todo el certamen luchando en los puestos de vanguardia y desplazando por sistema de desempate a las formaciones de Noruega (que de la mano del número uno del mundo consiguió un histórico 5° puesto) Turquía y Polonia. Irán, fue una de las grandes sorpresas del torneo, al alcanzar el 16° puesto siendo el 46° preclasificado.

Leer también:  Ajedrez, religión y derechos de las mujeres

Entre las decepciones más notables se destacan Holanda, Alemania y España, que estaban preclasificados en puestos expectantes y terminaron debajo de la 30° posición. China, campeón de la edición anterior, tampoco estuvo a la altura de sus antecedentes y terminó 13°.

Perú (10°) y Paraguay (19°) fueron los combinados latinoamericanos que terminaron más alto en la tabla, siendo para ambos su mejor actuación histórica en una olimpíada. Superaron por lejos sus expectativas previas y terminaron por arriba de Cuba, el mejor preclasificado de la región, de la mano de las extraordinarias actuaciones de sus segundos tableros: Jorge Cori, con 8 puntos sobre 10 posibles y medalla de bronce, y Axel Bachmann con 7 en 10.

El equipo argentino no alcanzó a cumplir con las expectativas iniciales (preclasificado 26) pero llegó al puesto 32° mostrando un infatigable espíritu de lucha frente a un fixture muy particular: debió enfrentar, entre otros matches complicados, a potencias como Estados Unidos y China. El actual Campeón Argentino e integrante del equipo nacional, Diego Flores, en dialogo desde Bakú con Página/12, comentó que “no fue sólo un problema para la Argentina, la peculiar forma de armado de los pareos benefició y perjudicó a varios equipos”. Se destaca, dentro de la actuación del equipo, el extraordinario torneo de Sandro Mareco, que desde el segundo tablero (alternando en el primero) logró 8 puntos en 11 partidas, haciendo tablas con el GM “top” Hikaru Nakamura –luego de haber tenido ventaja durante toda la partida– y derrotando de manera espectacular al astro chino Wang Yue. Por su parte, Federico Pérez Ponsa y el joven debutante Alan Pichot consiguieron 5,5 en 9, Diego Flores, que comenzó muy bien, culminó con 4 en 8 y Fernando Peralta, que desde el primer tablero enfrentó a rivales de gran nivel, sólo consiguió 2 puntos en 8 partidas.

Leer también:  Venezuela tendrá representación en las Olímpiadas de Ajedrez en Azerbaiyán

En el Femenino, China cumplió con el pronóstico y se alzó con claridad con el primer puesto, seguida por Polonia, Ucrania y Rusia. Entre las latinoamericanas, Cuba fue la mejor, ocupando el puesto 18°, seguida por Ecuador (27°) y Perú (28°).

El equipo argentino, sin la histórica presencia de Claudia Amura que no integró el equipo por cuestiones reglamentarias, clasificó en el puesto 36°, diez por debajo de la expectativa. Se destacó actuación de la Carolina Luján en el primer tablero, con 6 puntos en 10 partidas, una sola derrota e importantes resultados frente a jugadoras de gran renombre, y el nivel de la flamante campeona nacional Ayelén Martínez, que consiguió 6,5 en 9 en el cuarto tablero. Florencia Fernández, con 5,5 en 10 y Denise Carraro, con 3,5 en 5, se desempeñaron dentro del margen de sus expectativas, mientras Marisa Zuriel, con 3,5 en 10, no consiguió la performance esperable por su ranking.

Por último y cerrando el panorama nacional, se destaca el correcto desempeño del arbitro internacional argentino Leandro Plotinsky, designado miembro del cuerpo arbitral de la Olimpíada.

Fuente: Pagina12

Compartir: