Sábado , 27 Mayo 2017
Inicio » Ajedrez educativo » Psicología deportiva: el rol de los padres y madres en el ajedrez de competición
Psicología deportiva: el rol de los padres y madres en el ajedrez de competición
(Foto principal: Capablanca jugando con su padre)

Psicología deportiva: el rol de los padres y madres en el ajedrez de competición

146 Lecturas

Como ya decíamos semanas atrás queremos darle difusión a aquellos contenidos que aborden el ajedrez desde algún enfoque psicológico. En breve tendremos una sección específica en la web y en ella iremos incorporando artículos de este corte que nos mandarán algunos de los mejores profesionales de nuestro país en el campo de la psicología aplicada. Hablamos de psicólogos de la talla de Juan Antonio Montero (Club Magic de Extremadura) o de Carlos Martínez Piqueras,  Coordinador del Área de Psicología de la Federación Valenciana de Ajedrez.

Precisamente es Carlos Martínez quien nos envía este magnífico artículo donde se reflexiona sobre un asunto fundamental y que parece que pasa de puntillas para la literatura científica (de hecho, existe muy poca bibliografía seria al respecto): el papel de los padres y las madres en el ajedrez que juegan sus hijos. No se pierdan la mirada tan cercana y tan personal que nos enseña hoy nuestro particular psicólogo deportivo.

¡Excelente, Carlos! Tomamos buena nota de todas tus apreciaciones.

Carlos Martínez, psicólogo deportivo

Los padres y madres de los/las jóvenes ajedrecistas son una parte fundamental en la consecución de los objetivos de sus hijos en competición. En muchas ocasiones no saben cuál es la mejor manera de actuar y, aunque quieren ayudar, no saben bien cómo hacerlo. Este es un patrón muy habitual y recurrente en los torneos.

A lo largo del presente artículo, vamos a reflexionar sobre algunos de los errores más frecuentes que se cometen durante la competición y que pueden incidir de manera negativa en el devenir de la misma.

Por encima del jugador de ajedrez, está el joven en pleno desarrollo psicológico y madurativo

Los chicos están en continuo desarrollo

Es importante remarcar que detrás del joven que está jugando la partida o la competición hay una persona en pleno desarrollo. El ajedrez es una excelente herramienta que, enfocada de una manera saludable, va a ofrecer multitud de recursos a nuestros jóvenes para su día a día y para su propio desarrollo personal.

Nosotros no somos entrenadores, somos padres

Todo el mundo reconoce esta escena, ¿verdad?

Uno de los errores fundamentales que cometen algunos padres es la creencia firme de que ellos son los entrenadores de sus hijos. Claro está que muchos saben jugar y algunos, además, son fuertes jugadores. Sin embargo, la idea del padre-entrenador es un tanto comprometida, pues es difícil (por no decir imposible) que el chico vea a su padre como un entrenador. Siguiendo en la misma línea, es también difícil (por no decir, de nuevo, que imposible) que el padre vea a su hijo exclusivamente como jugador y con una mirada objetiva. El rol de entrenador pertenece a otra persona y lo más sano es que así sea.

Leer también:  Seis cosas que quizás no sabías de Garry Kasparov

La competición no dura 24 horas

En un torneo nuestros hijos también deben disfrutar con otras actividades, no solo jugando al ajedrez

En muchas competiciones podemos ver que los chicos dedican multitud de horas a preparar las partidas, analizar las posiciones, ver cómo juega el rival, decidir qué variantes jugar, preparar las aperturas, etc. En ocasiones, los chicos pasan multitud de horas enfrascados en  este tipo de actividades, con la justificación de que han venido a jugar al ajedrez y que hay que tomárselo en serio. Esta es una frase muy escuchada durante un torneo.

Jugar una competición no implica pensar en ajedrez las 24 horas pues esto no va a hacer, de ninguna manera, que se consigan mejores resultados. Debe haber momentos para el descanso y la desconexión del ajedrez y estos momentos son tan importantes como las horas dedicadas al juego, ya que sirven para recargar la energía y afrontar la nueva partida en mejores condiciones. Para poder estar cargado de energía en una partida, aparte de preparar la misma, también se necesita la descarga de la tensión que se va acumulando a lo largo de una competición. Y para ello los momentos de relax y de disfrute son fundamentales.

Los programas informáticos no son el oráculo

La informática no siempre es el mejor aliado (Fotografía: Kino Lorber)

Otro error frecuente por parte de los padres, que se ha visto acrecentado en los últimos años, es seguir la partida de nuestro hijo con un módulo de análisis. Además, se espera que el chico realice las jugadas que dice el módulo. Los módulos de análisis son una excelente herramienta para los jugadores avanzados o para los profesionales. Pero es nefasto para los aficionados porque en muchas ocasiones nos da la sensación de que las jugadas son relativamente fáciles y que el juego no tiene ningún misterio.

Leer también:  La psicología y el ajedrez

En una partida de ajedrez intervienen multitud de factores de tipo psicológico y emocional que imprimen un carácter particular al juego que el módulo jamás podrá entender. Los módulos buscan la perfección en el cálculo, los humanos, las ideas y los conceptos. Además, como se ha demostrado en algunas ocasiones, los módulos también pueden cometer errores, sobre todo a largo plazo. Por tanto, hay que tener claro que el módulo no es el oráculo y hay que tener mucho cuidado con él.

La actitud está por encima de los resultados

Precioso dibujo de Cyril Rolando

Nuestros chicos están en un momento de desarrollo madurativo y, por tanto, debemos primar la actitud en su juego por encima de los resultados exclusivamente. Está claro que todos queremos un resultado positivo, pero estos no siempre llegan y las razones de ello pueden ser muy extensas para tratarlas en este punto. Lo principal es que el chico aprenda en cada una de las partidas que juega y que tenga la sensación de que ha jugado lo mejor que ha podido. Habrá veces que el resultado sea positivo. Otras, sin embargo, los resultados serán negativo pero es fundamental remarcar que son en estos momentos en los que nos tenemos que reponer y extraer aspectos para trabajar y seguir mejorando nuestro ajedrez.

Hay que mostrar una mirada positiva

Es preferible lograr siempre una mirada positiva…a pesar de los nubarrones

Para fortalecer la motivación y la confianza durante la competición (y fuera de ella) es esencial que no remarquemos solamente los posibles errores que se hayan cometido. De igual manera que se han cometido errores también a lo largo del juego se han cometido aciertos. Remarcar estos aspectos positivos va a hacer que las sensaciones del chico sean más positivas y le ayudarán a fortalecer su autoestima.

Leer también:  México.- El ajedrez es barato y puede impulsar de manera trascendental a las sociedades: Hiquíngari Carranza

Los errores forman parte del juego

El error como elemento clave de aprendizaje

Pretender realizar la partida perfecta está fuera del alcance de todos los jugadores. En todas las partidas se cometen imprecisiones, por sutiles que estas sean. En las competiciones de los más jóvenes, estos errores son más visibles. Hay que aceptarlos como parte del juego y tratar de que los jóvenes les hagan frente y aprendan de ellos.

El ajedrez no es la vida

¿Cómo vemos el ajedrez en nuestras vidas?

En edades tempranas, y no tan tempranas, hay que ver el ajedrez como un juego que va a ayudar en el desarrollo de los chicos. Son pocos los que llegan a cosechar grandes triunfos y esto no hay que verlo de manera negativa. Los beneficios que brinda el ajedrez se pueden   sentir a todos los niveles y hay que potenciar el disfrute del mismo. El ajedrez no es nuestra vida y hay que verlo como otra parte más de la misma.

El dinero

Dinero, vil metal

Por último, uno de los errores que resultan más peligrosos por lo que implican: la idea de que como padres hemos realizado un gran esfuerzo para que nuestros chicos jueguen una determinada competición y ahora queremos resultados. Esto genera una tensión en el jugador que va a llevar, casi irremediablemente, a la sensación de fracaso. Está claro que el hecho de acudir a una competición implica un importante desembolso económico para los padres, pero esto hay que tomar como unas vacaciones y no esperar resultados porque nos hemos gastado una cantidad concreta. Los chicos pueden sentirse frustrados, culpables, etc. si no alcanzan los objetivos propuestos y generarle un estado emocional muy negativo. Es recomendable no hacer referencia al tema económico y mucho menos utilizarlo como   bastión para potenciar la motivación del chico, pues genera casi automáticamente lo contrario. Es preferible que una competición se viva como un reforzador, a que se viva como algo que el chico debe devolver con determinados resultados.

El objetivo de este artículo es abrir un espacio para reflexionar sobre algunos comportamientos y/o actitudes muy habituales que se dan en las competiciones de ajedrez por parte de los tutores.

Esperamos que os haya gustado.

Por cierto, para contactar con el autor tenéis disponible el siguiente email:  carlosmartinezpsi@gmail.com

Fuente: ajedrezsocial

Compartir: