Jueves , 25 Mayo 2017
Inicio » Artículos » El ajedrez en el judaísmo
El ajedrez en el judaísmo

El ajedrez en el judaísmo

352 Lecturas

Uno de los datos más curiosos en la historia del ajedrez es la conexión con el judaísmo, ya que no sólo ha tenido muchos participantes y varios campeones judíos que han dejado escuela, sino que esta actividad se menciona en el talmud como “Nardeshir ” en Ketuvot 61 B y hasta se dice que el Rey Salomón practicaba un antepasado de este juego.Volviendo a los participantes, no podemos mencionar la historia del ajedrez con su conexión con el judaísmo, o incluso sin ella, sin hablar del mejor. Para los que no lo conozcan Garri Kaspárov es el Michael Jordan del Ajedrez y da la curiosidad de que es judío.

A pesar de que nació en Azerbaiyán, Garri vivió y representó a Rusia. Desde pequeño a Kaspárov se le consideraba un genio en el ajedrez y su consolidación fue en 1985, año en el que ganó su primer campeonato mundial, el cual defendió por 16 años consecutivos.

Hasta la fecha Garri conserva el record mundial de ser el número uno por el periodo más largo, además de tener la mayor puntuación para un ajedrecista en todos los tiempos.

Otro de los ajedrecistas más importantes de la historia que también fue judío, fue Robert Fischer; a diferencia de Kaspárov, “Bobby” no se sentía muy identificado con el judaísmo y de hecho se puede decir que era un renegado de la religión que sostuvo declaraciones más que polémicas en más de una ocasión, sin embargo nunca fue irrespetuoso con contrincantes judíos. A Fischer se le conoce por haber ganado el denominado “Partido del Siglo” en contra de Borís Spaski.

Leer también:  Kasparov no pudo ganar el cuadrangular en los EEUU

Además de estos dos grandes a la enorme lista de grandes ajedrecistas judíos se le suman: Isaak Boleslavski y Mikhail Botvinnik, quienes fueron grandes maestros en los 40’s y 50´s, David Bornstein, quien decía que el ajedrez debía ser considerado tanto un arte como una ciencia, Reuben Fine, quien dominó la década de los 30’s, Aron Nimzowitsch, a quien se le conoció por su extraordinaria defensa, Samuel Reshevsky, a quien se le conocía por su magnífico ataque, Emanuel Lasker, quien además de haber sido un impresionante matemático dominó el ajedrez y los grandes teóricos y escritores de esta práctica: Mijaíl Tal y Savielly Tartakower. A esta lista se le suman incontables ajedrecistas en todo el mundo que siguen haciendo historia día a día.

Como ven, el ajedrez ha sido mucho más que un juego para el judaísmo.

Fuente

Compartir: